Inicio opinión Los daños de las verdades a medias

Los daños de las verdades a medias

22
0
Daniel Salvador

La inédita medida de vedar totalmente la pesca en Tucumán es un paso gigante para preservar las castigadas especies de los ríos a través de los años. Las últimas disposiciones y sanciones -estatales y de la Justicia- a las industrias para evitar la contaminación de los cauces también apuntan en igual sentido.

Sin embargo, en la jerga se dice que no hay mayor depredador que el pescador, y ahí se deben dirigir ahora los esfuerzos. Una veda sin controles estrictos es como una verdad a medias. La ley es rigurosa pero necesaria ante las reiteradas y nunca castigadas depredaciones. 

En la jerga, se dice que no hay mayor depredador que el pescador.

Entonces, es preciso que los «cañófilos» frenen el ímpetu por unos días y comprendan que de esta manera «siempre» habrá algo para pescar en las excursiones «venideras»; este debe ser el buen ejemplo que asimilen hasta los más chicos. Caso contrario, también lo de pescador «deportivo» será una verdad a medias.

Y en este sentido, sería bueno soñar que un día ellos, los principiantes, también pescarán un dorado de 20 o de 22 kilos como lo hicimos nosotros.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here